Las opiniones sobre las sillas de ruedas eléctricas zinger y joytec son nuestro mejor aval. Los productos Tecmoving han ayudado a cambiar la vida de muchas personas en todo el mundo. ¿A qué estás esperando a cambiar la tuya?

Soy cardiópata desde los cinco años, pero no he renunciado nunca por causa de mi enfermedad a hacer aquello que deseaba hacer. No he sido profesional de ningún deporte, por supuesto, pero he nadado, caminado, viajado,etc.. incluso he subido a las ruinas de Machu Pichu, despacio y respirando bien. En estos momentos soy jubilada y hace cuatro meses y medio me rompí el tendón de Aquiles.

No renuncié, me puse a buscar en internet sillas de ruedas eléctrica. Tenía que ser desmontable, pesar poco, girar en espacios reducidos y subir cuestas de importancia. Todas tenían problemas, o eran desmontables pero se perdía demasiado tiempo en montarlas, pesaban demasiado, subían cuestas muy poco pendientes o tenían poca autonomía. Cuando ya empezaba a desesperar, encontré la silla ZINGER, era perfecta para mi, no hay que desmontar nada, incluso una cardíopata es
capaz de plegarla y desplegarla en menos de un minuto, pesa menos de la mitad de lo que pesa las más ligeras desmontables, es facilísima de conducir, tiene bastante autonomía, buen diseño, me compré la verde, me gusta el color y el material en el que esta fabricada. Cuando la utilizas no se tiene esa triste sensación de ser una pobre minusválida, una puede ser lo que le toque ser, pero provocar la compasión ajena es algo que yo siempre he llevado muy mal.

Com esta silla sentí que no dependía de otra persona, había recuperado mi independencia y esa sensación es algo que no puede pagarse con dinero. Mi gratitud a los diseñadores de esta silla, americana, y al equipo español que se decidió a importarla y sigue diseñando complementos para hacer de ella una silla mejor y más cómoda.

Ana Aragués, Barcelona, marzo 2016. Propietaria de una silla Zinger

¡Es una pasada de silla! Ligera, rápida, se pliega facilmente, cabe bien en el coche, se maneja de forma muy intuitiva, puedes hacer kilometros con ella… yo a la mía ya la llamo “El Bólido”.

Gracias a Zinger y su silla motorizada puedo disfrutar de la velocidad en la cara… bueno…velocidad velocidad tampoco, igual me he venido arriba, pero para el ritmo tortuga que llevo “andando”, para mi es ¡¡El Bólido!! Por eso me atrevo a posar con ella junto a otro bólido. Muy contenta porque ahora puedo aguantar de compras, de poteo o de papeleos sin llegar hecha una piltrafa a casa.

Pues eso gracias a Zinger por hacer una silla motorizada tan guapa, y a mi mecenas ¡por supuesto! un muxu muy grande!!

Leire del Bosque, Vitoria, marzo 2018. Propietaria de una silla Zinger Classic

La silla genial, y también decir que una excelente atención al cliente. Siempre están a tu disposición y ayudarte todo lo posible. Me encanta!

Espe Jiménez., Sevilla, 2017. Propietaria de una silla Zinger Classic

Compré una zinger hace ya unos meses y solo puedo decir que me ha facilitado y solucionado mucho mi día a día, la utilizo cada día en la universidad, la llevo en el coche y me da la autonomía que necesito tanto para moverme por el campus como para estar dentro de clase (con un cojín lumbar). La cesta inferior me permite llevar los libros. La autonomía me dura mas o menos media semana, pero la facilidad de poder sacar la batería y cargarla no lo hace tan incomodo. Es cierto que algún día que la he usado horas y horas seguidas, en un viaje o en Portaventura, por ejemplo, la batería se me ha acabado, pero dura bastante. Conociendo sus limitaciones es una silla impresionante, única y super util, al menos en mi caso. Os felicito y estoy muy agradecido.

Ignacio Molins, Barcelona, mayo 2017. Propietario de una silla Zinger Allroad.